teste

Graduações
a Distância
Informática
na Educação
Cursos
a Distância
Capítulos e
livros publicados
Artigos
Publicados
Legislação
em EAD
Referenciais de
Qualidade em EAD
Currículo
Lattes

29 de maio de 2015

Percepción de los participantes sobre el aprendizaje en un MOOC


Carlos Castaño Garrido, Inmaculada Maiz Olazabalaga, Urtza Garay Ruiz


Resumo



El presente estudio muestra los resultados de una investigación centrada en la percepción de los estudiantes sobre el aprendizaje en un curso MOOC cooperativo. Se trata de un curso MOOC universitario, puesto que se inserta en la docencia reglada del Grado de Maestro en Educación Primaria, aunque abierto a la participación de todas las personas interesadas. La percepción de los estudiantes se evalúa a través del cuestionario TAM (Technology Acceptance Model) adaptado al contexto de aprendizaje en un curso online abierto y masivo. Se analizan tres variables asociadas a la percepción de los estudiantes sobre el aprendizaje en el curso: el nivel académico de los participantes (estudiantes de grado versus no estudiantes de grado), el tipo de participación en el curso (oculto, moderadamente oculto, activo, individualista y colaborador) y la variable género. Aunque la percepción de los estudiantes en la utilidad, motivación y facilidad de uso de un curso MOOC es alta, se encuentran algunas diferencias entre las variables analizadas. Se observa que los estudiantes no de grado perciben más positivamente la metodología con la que se trabaja en un MOOC. Sin embargo, el tipo de participación no influye de manera significativa en la percepción de los alumnos sobre el aprendizaje en un curso MOOC. Además, los hombres puntúan significativamente más alto tanto en la motivación hacia el aprendizaje a través de un MOOC, como en la percepción de su utilidad para el aprendizaje. Los resultados obtenidos muestran una buena aceptación por parte de los estudiantes de la utilización de cursos online masivos y abiertos en contextos universitarios reglados, y sugieren una mayor aceptación en entornos de aprendizaje ligados a la formación continua y al desarrollo profesional. 

Palabras clave



aprendizaje, MOOC, participación, motivación en el aprendizaje.

Texto completo:

PDF

DOI: 

http://dx.doi.org/10.5944/ried.18.2.13444

25 de maio de 2015

Visiones educativas sobre los MOOC

Visiones educativas sobre los MOOC

Julio Cabero Almenara

Resumen


Los “Cursos Masivos en Abiertos” o MOOC se están convirtiendo en una de las tecnologías de gran penetración en el terreno educativo en los últimos tiempos, considerándose por algunos como una tecnología que creará un tsunami sobre la educación universitaria transformándola como no había ocurrido anteriormente y cambiando sus bases de actuación. Por el contrario su puesta en acción nos está aportando referencias contrarias, y desde las grandes esperanzas depositadas en los mismos se está pasando a situaciones más realistas. En el artículo se analizan algunas de sus posibilidades y se presentan diferentes reflexiones para su aplicación educativa apoyándonos en modelos emergentes de aprendizaje.

Texto completo:

PDF


DOI: 

http://dx.doi.org/10.5944/ried.18.2.13718

23 de maio de 2015

RIED - Nº 18 (2) de julho de 2015


Revista Iberoamericana de Educación a Distancia




Editorial
Publicar (casi exclusivamente) en revistas de impacto
Lorenzo García Aretio

Monográfico
La filosofía educativa de los MOOC y la educación universitaria
Esteban Vázquez-Cano, Eloy López Meneses

Visiones educativas sobre los MOOC
Julio Cabero Almenara

Accesibilidad y MOOC: Hacia una perspectiva integral
Alejandro Rodriguez-Ascaso, Jesús González Boticario

MOOC: ecosistemas digitales para la construcción de PLE en la Educación Superior
Mª Esther Del Moral Perez, Lourdes Villalustre Martínez

Criterios de calidad para la valoración y gestión de MOOC
Ignacio Aguaded, Rosario Medina-Salguero

Validación del Cuestionario de evaluación de la calidad de cursos virtuales adaptado a MOOC
Santiago Mengual-Andrés, Rosabel Roig-Vila, Carmen Lloret Catalá

La valoración de MOOC: Una perspectiva de calidad
Miguel Baldomero Ramírez-Fernández

Percepción de los participantes sobre el aprendizaje en un MOOC
Carlos Castaño Garrido, Inmaculada Maiz Olazabalaga, Urtza Garay Ruiz

Estudios e investigaciones
Perfiles docentes y excelencia: un estudio en la Universidad Técnica Particular de Loja, Ecuador
Ruth Marlene Aguilar Feijoo, Mª José Bautista Cerro-Ruiz

Políticas educacionais e formação continuada de professores em educação especial na modalidade a distância: análise das publicações na base de dados SciELO
Pâmella Stefânia Picinin de Mesquita, Sandra Eli Sartoreto de Oliveira Martins, Rosimar Bortoline Poker

La alfabetización mediática entre estudiantes de Primaria y Secundaria en Andalucía (España)
Ignacio Aguaded, Isidro Marín-Gutiérrez, Elena Díaz-Pareja

Educação a distância: Dificuldades dos tutores do primeiro curso licenciatura de Ciências Biológicas da Universidade Estadual de Maringá – PR
Thaise Francielle de Sousa Roth, Dulcineia Ester Pagani Gianotto

Comparación de la interacción oral de estudiantes de alemán L3 presenciales y online en una tarea de aula
Lucrecia Keim Cubas, Àngel Tortadès Guirao

Las TIC y las necesidades específicas de apoyo educativo: Análisis de las competencias TIC en los docentes
Inmaculada Tello Díaz-Maroto, Antonia Cascales Martínez

20 de maio de 2015

MOOC: Tsunami, revolução ou moda passageira?









I.S.S.N.: 1138-2783

AIESAD RIED v. 18: 1, 2015, pp 9-21 9

MOOC: ¿tsunami, revolución o moda pasajera?

Lorenzo García Aretio/ Director de la RIED



Son millones de ciudadanos en el mundo que hasta hoy han seguido algún MOOC (Massive Open Online Course). Son cientos de miles los que en este momento están inscritos en alguno de estos cursos. Podemos ser más o menos críticos con los MOOC, pero, por los efectos que se estaban produciendo entonces, no fue desatino total el término de tsunami con que Brooks (2012) en un artículo en el New York Times (3-5-2012) calificaba a estos cursos masivos, abiertos y en línea. Los señalaba como el tsunami de los campus, como el fenómeno que va a cambiar a la universidad para siempre y de golpe. No ha sido, no va a ser así, pero sí que ha conmovido algunos cimientos de muchas instituciones de educación superior. Por eso, bien merecerá la pena que también en RIED ampliemos la reflexión y análisis sobre los MOOC. Si realizáramos un estudio de los artículos publicados en los últimos tres años en las diferentes revistas científicas relacionadas con los ámbitos de la educación o de las tecnologías, observaremos que en muchas de ellas ha habido, con mayor o menor reiteración, referencias a este asunto. Algunas de estas revistas han dedicado, vienen dedicando, monográficos relacionados con los MOOC. ¿Y una revista que atiende fundamentalmente a entornos no presenciales de enseñanza y aprendizaje como la RIED?

La RIED ya ha abordado en algunos de los artículos publicados en ella, esa problemática (Soares, 2013; Torrers y Gago, 2014; Marauri, 2014; Tovar y Lesko, 2014). Esta revista ya estuvo presta al tema en su Vol. 17,1, donde abordó parte de esta problemática. Pero ahora, en el próximo Vol. 18,2, la RIED publicará un monográfico dedicado a algunas de las dimensiones y problemática de los MOOC. ¿Por qué lo haremos?

El alcance del fenómeno MOOC traspasó con inmediatez fronteras, para convertirse en una magnitud insospechada en el ámbito educativo superior y de la formación laboral. La literatura de mayor o menor rigor académico que puebla hoy la Red resulta inagotable e inabarcable en lo referente a este fenómeno. Insertando el término MOOC en Google Scholar y seleccionado desde 2012 a la actualidad aparecen más de nueve mil registros, artículos y libros, referidos a este término. Esos registros llegan a subir más de tres millones si realizamos búsqueda abierta en Google. Y en esas lecturas nos encontraremos de todo, los fanáticos de estas propuestas, los críticos radicales, los críticos sin argumentos, los que aportan razonamientos sólidos basados en la investigación, sean a favor o en contra, los que sus opiniones las basan en el mero negocio, los que hablan de los MOOC sin saber sobre ellos, etc.

Del tsunami de Brooks de mayo de 2012, se pasó a la calificación del 2012 como el año de los MOOC. Así lo denominó a finales de ese año Pappano (2012) en el The New York Time en su artículo “The Year of the MOOC”. Con la misma fecha (Regalado, 2012) se publicaba en una revista del MIT el artículo The Most Important Education Technology in 200 Years. Sin embargo, el propio The New York Times, un año después (Lewin, 2013) señalaba en otro artículo (After Setbacks, Online Courses Are Rethought) que los MOOC deberían ser repensados. Así, en solo un año, los MOOC pasaron de ser la solución para todo a plantear serias dudas y preguntas.

De hecho, el propio Siemens (2013), se preguntaba si podríamos calificar a 2013 como el año anti-MOOC ¿Y qué ha sucedido en 2014? Pues que han aumentado las críticas, descalificaciones y varapalos incesantes a los MOOC. Unas con más y otras con menos fundamentos y acierto. ¿Qué sucederá en 2015, 2016…?

Las preguntas


La literatura vertida sobre esta modalidad educativa, metodología o tecnología, todas las reuniones científicas, congresos, jornadas, seminarios, artículos en prensa, que se vienen generando en todo el mundo, parece que se producen, además de por lo novedoso y el impacto (escritos iniciales), por el hecho de que en torno a los MOOC han surgido multitud de interrogantes, dudas o afirmaciones, inconclusas gran parte de ellas, que merecen alguna respuesta. Con seguridad podrían llenarse algunas páginas planteando más interrogantes, pero ahí van unas cuantas que pensamos pudieran suscitar nuestra curiosidad:

• ¿qué son y qué no son realmente los MOOC?,
• ¿nacieron por generación espontánea?,
• ¿son cursos?, ¿son masivos?, ¿son abiertos?,
• ¿son verdaderamente flexibles, accesibles, personalizados?, ¿o son rígidos - talla única-, poco accesibles y masificados?
• ¿son educación a distancia?, ¿son e-learning?,
• ¿qué metodología emplean?, ¿son realmente metodología, son tecnología o aplicación tecnológica?,
• ¿cuál es la relación real entre MOOC y conectivismo?,
• ¿qué tipos de MOOC existen?, ¿basados en redes, en tareas, en contenidos?, ¿de larga o corta duración?, ¿cMOOC, xMOOC, sMOOC?...,
• ¿quién o qué tipo de institución proporciona los MOOC?,
• ¿se basan en principios pedagógicos?, ¿siguen algún modelo pedagógico concreto?,
• ¿son eficaces?, ¿y eficientes?, ¿son un fraude?,
• ¿gratuitos para los estudiantes?, ¿para las instituciones?, ¿para los profesores?,
¿cómo se financian?,
• ¿pretexto para recortar la financiación a las universidades?,
• ¿son sostenibles?, ¿son rentables?,
• ¿alternativa o complemento a la formación tradicional?,
• ¿desaparecerá la universidad tal y como la conocemos hoy?, ¿son para ella una amenaza o una oportunidad?, ¿solución a la democratización de las universidades?,
• ¿están exigiendo replanteamientos radicales en algunas universidades?,
• ¿pueden quedarse como modelo adecuado para programas de extensión universitaria?,
• ¿ayudan a la globalización y universalización del conocimiento, del saber?,
• ¿pueden replantear un modelo de negocio en la universidad?, ¿y la colaboración entre universidades del mismo o diferentes países?,
• ¿qué papel puede reservarse a los nuevos MOOC en las universidades presenciales?,
• ¿pueden existir universidades y universitarios con miedo a que los MOOC lleguen a reemplazar a lo presencial?,
• ¿con ellos se va a universalizar el acceso a la educación universitaria en los países menos desarrollados?,
• ¿pueden suponer una estandarización del conocimiento?,
• ¿libres?, ¿reutilizables por otros?,
• ¿cómo podremos medir la calidad de estos cursos?, ¿con qué criterios y bajo qué parámetros?,
• ¿cómo valorar el número de abandonos?, ¿sus tasas de éxito?,
• ¿pueden homologarse con cursos reglados, oficiales?,
• ¿pueden ser válidos para cualquier latitud y realidad geográfica y social?, ¿válidos los seguidos en unas latitudes aunque diseñados y propuestos desde culturas muy distintas?,
• ¿realmente se aprende con los MOOC?, ¿se personaliza el aprendizaje con estos cursos?,
• ¿revolución, evolución o simple moda?,
• ¿qué relación de interacción de los estudiantes con los contenidos, los docentes y los otros estudiantes?,
• ¿cuántas horas de trabajo para los profesores?, ¿qué figuras y tipos de docentes?,
¿qué compensación pueden recibir?,
• ¿y las agencias de evaluación y acreditación de los docentes, considerarán estas actividades de enseñanza?,
• ¿son cursos o comunidades de aprendizaje?, ¿con LMS o sin LMS?, ¿solo con 2.0?,
• ¿exigen diseño pedagógico o en aras de la libertad que proponen, no debe haber diseño?,
• si es el caso, ¿desde dónde se diseñan y se gestionan?,
• ¿siguen algún modelo organizativo y de gestión?,
• ¿se podrá impartir en MOOC cualquier tipo de disciplina y niveles?
• ¿penetrarán en las enseñanzas regladas, oficiales?, ¿carreras completas a través de MOOC?,
• ¿se están prostituyendo los iniciales prototipos de MOOC?,
• ¿larga vida para los MOOC o sueño de una noche de verano?,
• ¿cómo se relacionan los MOOC con las tendencias de las tecnologías que pueden ser utilizadas en educación?,
• ¿y la evaluación, acreditación o certificación de los alumnos y de los propios cursos?, ¿pero, realmente, hay que acreditar?,
• ¿suponen ciertamente una disrupción?, ¿una innovación?, ¿una tendencia?,
¿una mera evolución?,
• ¿propician una real expansión del conocimiento?,
• ¿pueden encontrar en ellos las empresas la solución a los problemas de formación a la medida?,
• ¿suponen un aporte importante para la empleabilidad de los participantes?,
• ¿existe ya literatura científica que avale la eficacia de un determinado tipo de MOOC?,
• ¿qué motivaciones llevan a los estudiantes a cursar un MOOC?, ¿cuáles son los perfiles de estos?,
• ¿son una plataforma o un marco o concepción?,
• …

Sin duda, hay más preguntas, dudas y cuestiones no resueltas. Se viene observando hoy que a centenares de propuestas procedentes de las más diversas latitudes, instituciones e iniciativas, se les cuelga el rótulo de MOOC, ¡y vaya usted a saber qué sea aquella cosa!


El tsunami

El tsunami, la novedad, la irrupción brutal en el ámbito de la formación, el marketing, el negocio, la eficacia, la eficiencia, la libertad, la gratuidad, la masificación, la certificación, etc., pasan ahora, solo tres años después de su nacimiento, por malos tiempos. Con la misma fuerza y pasión que unos defendieron las bondades del modelo, otros vienen lanzando furibundos ataques con argumentos más o menos sólidos. Si reflexionamos sobre lo que realmente pueden ser los efectos de un tsunami, de esos que son noticia porque arrasan todo lo que encuentran en el camino, nos planteamos si los MOOC, van a destruir todo lo que existe en el ámbito de la educación superior. Lo que sucede es que cuando pasa un tiempo tras la catástrofe tsunami (no somos de los que califiquen a los MOOC de catástrofe), en esas tierras llega a volver la normalidad, se trata de construir mejor y se toman precauciones.

Sería una dinámica de destrucción-construcción. Ni los MOOC destruyen nada, ni se hará necesario construir sobre el desastre. Sinceramente, si hubiera que posicionarse podríamos apostar por una postura intermedia. Ni son la solución a todos los males educativos del momento, ni tampoco la trampa o el mero negocio, ni solo novedad pasajera o sueño de una noche de verano. Ni tan excelentes, ni tan deplorables. La propia investigación los va poniendo en su lugar. Una forma de enseñanza-aprendizaje, sin duda interesante si se hace bien, para un amplio público demandante de saber, que busca formación de calidad, gratuita y accesible desde cualquier rincón del mundo. Es decir, los mejores cursos (atención, cursos), gratuitos, accesibles, dotados de materiales elaborados por los mejores y con diseños pedagógicos que puedan permitir el autoestudio o el estudio en colaboración a través de redes.

Sebastian Thrun, creador de Udacity, en 2012 fue muy lejos al afirmar que imaginaba que en un futuro próximo no habría más de 10 universidades relevantes en el mundo. Una de ellas sería la asociación/corporación de universidades Udacity, naturalmente. No, no es eso, pero tampoco el extremo contrario. Veamos, un alumno universitario despierto que se aburre literalmente ante clases magistrales soporíferas, sin dinamismo alguno, sin interacción, con información que, más actualizada, puede encontrar en la red a golpe de clic, ¿le agradaría a ese alumno un MOOC bien diseñado, con excelentes materiales, con recursos tecnológicos y humanos suficientes que puedan asegurar la interacción, etc.?, ¿y si es gratuito o a menor precio que el estudio ordinario? Esa podría ser la cuestión.

Pueden negarse los maximalismos y euforia iniciales relativos, por una parte, a una apuesta que según algunos harían desaparecer a las propias universidades y también, por otra, los referidos a que este movimiento no afectaría en nada a los modelos actuales de educación superior. Ni una cosa, ni la otra. Las universidades se están viendo afectadas por estas nuevas corrientes, influidas a su vez por el espíritu del estudio colaborativo, por las posibilidades de las tecnologías y por los afanes que defienden el acceso abierto. El inmovilismo de la universidad convencional no va a solucionar los serios problemas educativos a los que se enfrentan tantas instituciones de educación superior, tampoco la revolución que supondría voltearlas para convertirlas en algo así como en fábricas que solo producen MOOC, ¿y qué MOOC? Imaginen las preguntas que pueden surgir ante esta última posibilidad. Pero desde nuestra perspectiva, los MOOC siguen ahí, no como se soñaron, pero el hecho de que desde 2011 seis millones de personas se hayan inscrito en un MOOC queda lejos de certificar la muerte de esta innovación. ¿Evolucionará y se parecerá poco a los diseños iniciales? Seguro que sí, pero, desaparecer, creemos que no, ¿cuándo nace una innovación sin resistencias, sin avances y retrocesos? No son, sin duda, la panacea para la democratización de la educación que se prometió en los inicios, dado que las investigaciones han venido señalando que los alumnos más habituales en su mayoría suelen tener estudios superiores y no vienen siendo, precisamente, de clase baja. Dicho esto, no parece que tampoco hayan sido, estén siendo, inútiles, porque no podemos despreciar las múltiples variantes de oportunidades de aprendizaje que pueden suponer, además de incentivos a la innovación educativa o a la promoción de determinada universidad. Sin olvidar la capacidad de respuesta rápida que pueden tener. En el momento de redactar estas líneas, finales de octubre de 2014, en plena crisis de Ébola, valoramos cómo se han diseñado algunos MOOC pensando en ciudadanos africanos y en sanitarios que trabajan allí, cerca de la tragedia. A inicios de octubre pasado más de 10.000 personas completaron el curso “Understanding the Ebola Virus and How You Can Avoid It”. En este caso se trata de una respuesta rápida a una necesidad urgente de información. ¿Cuántas personas, cuántos estudiantes, pueden beneficiarse de una oferta de estas características?

Pero, en fin, sigamos con nuestra reflexión. Cuando se vendían los MOOC con el incentivo de su gratuidad como uno de sus más preciados elementos distintivos, algunos pensábamos en la fragilidad e inconsistencia del término gratuidad. En fin, ¿cuántos de los denominados MOOC exigen a sus participantes un dinero si quieren acreditarse?, ¿cuántos recomiendan productos editados u otros cursos, no gratuitos, de la propia institución?, ¿cuántos se han convertido posteriormente en postgrados con tasas de matrícula bien fijadas? Las propias organizaciones pioneras en MOOC están cambiando aquello que anunciaron como la solución feliz a todas las necesidades formativas del planeta. ¿Han existido intereses de negocio o de posicionamiento cuando se afirmaba, posiblemente, lo que no se creía o no se estaba seguro que iba a ser así?, el marketing sobre MOOC ¿ha sido engañoso?

¿Qué sucede con el mundo de la formación corporativa, en las empresas? Cierto que puede encontrarse una vía interesante, dado que la oferta es muy abundante y por ello resulta muy probable que podrá existir una respuesta formativa MOOC para cada necesidad urgente y concreta de formación. Parece, por esa razón, que algunas iniciativas en este campo, pretenden derivar, más que a atender en general a las necesidades de formación universitaria de grado, a los estudios posteriores que miran más a la empleabilidad de los estudiantes. Cursos de postgrado adaptados a las necesidades del mundo empresarial y para estudiantes maduros que quieren, que necesitan, de esos conocimientos. Se trataría de una formación complementaria a la de un grado ordinario en una universidad, ¿un máster con apariencia de MOOC? Por eso, lo que sucede es que en ofertas MOOC de este tipo se viene perdiendo claramente aquel distintivo de gratuidad. Parece que, entre otros, el conglomerado Udacity va en esta línea. Aunque también, van avanzando hacia los denominados nanogrados (nanodegree) en los que se quedarían fuera todos aquellos conocimientos, propios de un grado, pero que en los ámbitos de la empresa pueden ser prescindibles y que para los estudiantes supondrían menores esfuerzos y costes. 

Por otra parte, los detractores, los cornetas de anuncios de defunción, los agoreros del invento, quizás no reflexionan sobre otras innovaciones tecnológicas aparecidas en nuestra era, ¿qué pasó con el nacimiento de la Web?, ¿cómo se realizaban en ella las primeras búsquedas?, ¿se parece en algo aquella Web a la actual? Es decir, pensamos que tres años de vida son pocos y los MOOC, o como finalmente lleguen a denominarse, posiblemente se parecerán poco a aquellos MOOC pioneros.


¿Son educación a distancia?


¿Pioneros? Pionera fue la educación a distancia. Cierto que el formato MOOC es capaz de escalar la educación como es imposible que puedan hacerlo los formatos educativos de corte presencial. Esa es una de sus grandes virtualidades. Pero, sin embargo, se olvida que eso ya lo venía haciendo la educación a distancia, desde su nacimiento. En efecto, los MOOC no surgieron de la nada. Y ello interesa porque vienen presentándose como esa novedad emergente, como esa tecnología educativa más importante de los últimos 200 años (Regalado, 2012), como propuesta educativa disruptiva (Horn y Christensen, 2013), como ese descubrimiento que ignora que cursos masivos y gratuitos ya se hacían antes de 2011/12. Cierta literatura, interesada o no, llega a olvidar esta realidad. Ciertos autores que en su momento pudieron llegar a denostar a la educación a distancia, hoy se suman entusiastas a promover los MOOC.

¿MOOC antes de 2011? Pocas décadas más atrás, Internet no existía o su penetración era incipiente. Es decir, que una de las dos “O” del acrónimo MOOC, “Online”, no era viable en aquellos cursos, pero la otra “O”, la “M” y la “C”, sí eran factibles. Y desde mediados de los años 90 del siglo pasado, progresivamente, universidades con experiencia en educación a distancia, comenzaron a introducir 
esa “O” de “Online” en sus propuestas de formación.

En la conceptualización que hacíamos (García Aretio, 2001) sobre educación a distancia (EaD) caben las más diversas formulaciones, proyecciones y propuestas educativas no presenciales. Cierto que han existido y existen debates referidos a la disociación de los conceptos de educación a distancia y e-learning así como de otras denominaciones educativas muy ligadas a las TIC. En el supuesto de considerar estos tipos de enseñanza/aprendizaje como la evolución lógica de la EaD (antes se usaba el teléfono, la radio, la televisión, el vídeo, audio…), veníamos coincidiendo con otros estudiosos en que el e-learning es una evolución lógica de la propia EaD. Antes, en fin, podía hablarse de una educación a distancia soportada en sistemas analógicos y la de ahora se sostiene en sistemas digitales (¿EaD analógica vs EaD digital?). 

Los dispositivos de apoyo han venido evolucionando y han propiciado que las “distancias” (esa separación) se acorten, pero parece que una y otra son EaD, son, en realidad, una educación mediada, como se desprende del modelo de diálogo didáctico mediado (DDM) de García Aretio (2014).

Pues en línea parecida habría que pronunciarse con respecto a los MOOC. ¿Son educación a distancia? Podría decirse que los MOOC son otra forma, vertiente o dimensión de la educación a distancia, porque pueden hacer propias las características que asignábamos (García Aretio, 2011) a aquellos programas educativos y de formación que se llevan a cabo a través de esa modalidad. Si de 
forma clara no recogen alguno de esos rasgos delimitadores, en realidad no se habla de educación a distancia y, por tanto, tampoco se habla de MOOC.

No cabe duda de que si planteamos cuáles son las ventajas o virtualidades de un MOOC seguramente nos remontaríamos a las más clásicas reconocidas a la EaD de corte más convencional y a las del e-learning más actual, aderezadas por alguna otra de las maravillosas ventajas que puede lucir la Web y herramientas 2.0. (apertura, flexibilidad, actividad, educación permanente, etc.) y, sobre todo, de mucha, de mucha libertad tanto por parte de los facilitadores como de los participantes. Pero vayamos a lo que ahora interesa, ¿cómo cuadran las cuatro características mínimas referidas a la educación a distancia allí esbozadas (García Aretio, 2011), a los cursos masivos, abiertos y en línea (MOOC)?

• ¿Existe en los MOOC separación física entre docentes-facilitadores y estudiantes y generalmente de estos entre sí?, SÍ.

• ¿Se potencia en los MOOC el estudio independiente, más allá de las posibilidades colaborativas?, cierto que SÍ.

• ¿La comunicación entre los actores (profesores y estudiantes) en los MOOC es mediada, a través de recursos tecnológicos?, parece que SÍ.

• ¿Existe detrás una organización que planifica, diseña, produce materiales, evalúa, cobra tasas? En realidad un MOOC puede ser iniciativa de un docente o de un grupo de docentes sin necesidad de que exista soporte institucional detrás. Pero si se requiere evaluación que lleve al correspondiente certificado, SÍ que debe existir esa institución certificadora. En todo caso, aún sin el requerimiento de la evaluación, estas propuestas generalmente se hacen desde instituciones, de las que se aprovechan sus servicios e infraestructuras. Así lo atestiguan las últimas propuestas más representativas que se van implantando.

Al menos, con estas simples características sí que se delimita un poco el campo. Sin embargo, no parece que solo por cumplir esos rasgos podamos referirnos a MOOC.

Puede entenderse, por tanto, que el MOOC no es otra cosa que una forma evolucionada de Educación a Distancia. Eso sí, de una EaD en línea, masiva y abierta. Pero una EaD masiva y más o menos abierta ya la ha habido en diferentes propuestas de algunas instituciones. En la UNED de España, por ejemplo, ha habido y hay cursos o asignaturas con 15.000 estudiantes y en esa misma Universidad,  desde hace muchos años se viene impartiendo un programa de “Enseñanza abierta” con numerosos cursos, cierto que no gratuitos, pero sí sin exigencias ni requisitos previos por parte de la Universidad, excepción hecha de los exigidos particularmente por cada curso en cuestión. ¿En línea?, desde hace años, como decíamos, la EaD se viene ofreciendo en formatos digitales en línea.

Los precedentes


Ya, más cerca de nuestros días, como explica García Aretio (2014), el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) a través de su iniciativa Open Course Ware (OCW) fue la institución pionera que decidió poner a disposición del gran público, de forma libre y gratuita, todos los materiales docentes de sus cursos y asignaturas oficiales. Esta iniciativa se maduraba desde 1999. Estaríamos hablando del movimiento de recursos educativos abiertos (Open Educational Resources – OER). Como precursora de los MOOC, también emerge la Khan Academy. Salman Khan, desde Boston y en 2004, ayudaba a distancia a aprender a sus primos que se encontraban en Nueva Orleans. Poco tiempo después, a través de Youtube mucha gente comenzó a aprender, muchos padres vieron la posibilidad de aprovechar estos vídeos para trabajar como tutores del aprendizaje de sus hijos. Así surgió la Khan Academy, organización sin fines de lucro que nace con el objetivo, dicen ellos, de cambiar la educación. Pretenden proporcionar una educación gratuita de calidad mundial a cualquier persona (masas) y en cualquier lugar (abierta y en línea).

Pues eso, subidos a la ola de la Web 2.0 y el aprendizaje abierto y como una evolución más de este tipo de recursos, surgen los MOOC. El término MOOC (Massive Open Online Course) aparece por primera vez en los años 2007/2008 con las propuestas, independientes una de otra, de Wiley y Cormier, y Alexander. Estos últimos parece que acuñaron en ese año el término MOOC (Siemens, 2012). Por su parte, también en 2008, lanzan su primer MOOC, Connectivism and Connective Knowledge/2008 (CCK8), los autores de las propuestas teóricas sobre el conectivismo, G. Siemens y S. Downes. Curso impartido desde la Universidad de Manitoba (Canadá) (Conole, 2013).

Pero ciertamente fue en el otoño de 2011 cuando se cuenta con la primera experiencia realmente masiva. Se trataba de un curso sobre inteligencia artificial en el que se matricularon más de 160.000 personas. El curso estaba ofrecido desde la Universidad de Stanford por Thrun y Norvig. Pero fue el año 2012 el que podemos significar como el de la irrupción masiva de estos cursos. Recordemos que 2012 fue bautizado como el año de los MOOC.

En fin, la RIED en su próximo número va a tratar de dar respuesta a algunas de las cuestiones, dificultades o problemas inicialmente planteados. No conocemos cuando escribimos este trabajo ni a cuantas ni si esas respuestas serán más o menos definitivas, ¿definitivas?, creemos que no porque mucha literatura científica queda por asomar sobre el tema.

Conclusión


Queda mucho camino por recorrer y en el mundo académico los caminos deberían recorrerse sobre terreno firme construido mediante la investigación. Las ocurrencias deberían dejarse para otros ámbitos. De ahí que nos gustaría sugerir que no pare la investigación que pudiera dar respuesta a las preguntas iniciales que nos habíamos planteado más arriba en torno a los MOOC. De aquellas, podríamos esbozar un breve catálogo de preocupaciones o dimensiones de los MOOC que podrían ser objeto de investigación:

• Las bases. Antecedentes, orígenes, concepto, teoría y principios, tipos.
• Cuestiones metodológicas. Tipos de aprendizaje, métodos de enseñanza, interacciones, evaluación de los aprendizaje: tipos de evaluación, acreditación, certificación…
• La docencia. Tipos de docentes, responsabilidades y tareas.
• Perfiles de los participantes. Procedencia, sexo, edad…, actitudes ante el MOOC.
• Calidad. Rendimiento, abandonos, indicadores de calidad y eficacia.
• Relaciones Universidad-MOOC. Disrupción, innovación, revolución, cambios en las universidades, modelo de negocio, financiación…
• Los soportes tecnológicos. LMS, herramientas 2.0.
• Mundo laboral/empresarial y MOOC. Relación empresa-MOOC, empleablidad…
• Tipos de investigación sobre MOOC. Metodologías de investigación, Mayores temas de interés abordados en la investigación.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS


Brooks, D. W. (2012). The campus tsunami. New York Time (4-5-2012), 3, A29.

Conole, G. (2013). MOOCs as disruptive technologies: strategies for enhancing the learner experience and quality of MOOCs. RED, 39. Recuperado de http://www.um.es/ead/red/39/conole.pdf

García Aretio, L. (2001). La educación a distancia. De la teoría la práctica. Barcelona: Ariel.

García Aretio, L. (2014). Bases, mediaciones y futuro de la educación a distancia en la sociedad digital. Madrid: Síntesis.

Horn, M., y Christensen, C. (2013). Beyond the Buzz, Where Are MOOCs Really Going? En Wired, 20 de febrero. Recuperado de http://www.wired.com/2013/02/beyond-the-mooc-buzzwhere-are-they-going-really

Lewin, T. (2013). After Setbacks, Online Courses Are Rethought. En The New York Times, 10 de diciembre. Recuperado de http://www.nytimes.com/2013/12/11/us/after-setbacks-online-courses-arerethought. html?pagewanted=all&_r=0

Marauri, P. M. (2014). Figura de los facilitadores en los cursos online masivos y abiertos (COMA/MOOC): nuevo rol profesional para los entornos educativos en abierto. RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, 17(1), 35-67.

Pappano, L. (2012). “The Year of the MOOC”. En The New York Times, 2 de noviembre. Recuperado de http://www.nytimes.com/2012/11/04/education/edlife/massive-open-online-coursesare-multiplying-at-a-rapid-pace. html?pagewanted=all&_r=0

Polo, G., y De las Heras, G. R. (2008). Merit Pay, Scientific Production, and the Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora del Profesorado Universitario. Journal of Multidisciplinary Evaluation, 5(10), 30-43.

Regalado, A. (2012). The Most Important Education Technology in 200 Years. En MIT Technology Review, 2 de noviembre. Recuperado de http://www.technologyreview.com/news/506351/the-most-important-educationtechnology-in-200-years/

Siemens, G. (2012). What is the theory that underpins our moocs? En Elearnspace, 3 de junio. Recuperado de http://www. elearnspace.org/blog/2012/06/03/what-is-the-theory-that-underpins-ourmoocs/

Siemens, G. (2013). Neoliberalism and MOOCs: Amplifying nonsense. En Elearnspace, 8 de julio. Recuperado de http://www.elearnspace.org/blog/2013/07/08/neoliberalism-andmoocs-amplifying-nonsense/

Torres, D., y Gago, D. (2014). Los MOOCs y su papel en la creación de comunidades de aprendizaje y participación. RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, 17(1), 13-34.

Tovar, E., y Lesko, I. (2014). Analysis of successful modes for the implementation and use of Open Course Ware (OCW) & Open Educational Resources (OER) in higher education. the virtual mobility
case. RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, 17(1), 131-148.

Soares, M. J. (2013). Proposições e controvérsias no conectivismo. RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, 16(2), 9-31.

Youn, T. I. K., y Price, T. M. (2009). Learning from the Experience of Others: The Evolution of Faculty Tenure and Promotion Rules in Comprehensive Institutions. The Journal of Higher Education, 80(2), 204-237.

13 de maio de 2015

Relação entre professor e aluno nas redes sociais: é melhor se aproximar ou se preservar?


A onipresença da internet impõe aos educadores a escolha de abrir ou não sua vida pessoal na rede, além de trazer à tona questões como o cyberbullying



O Brasil tem hoje 107,7 milhões de pessoas conectadas à internet, quase 90 milhões delas com uma conta no Facebook. Em um país tão conectado, um dilema se impõe: os professores devem manter distância dos estudantes quando estão longe da sala de aula? Enquanto alguns preferem nem entrar nas redes sociais por medo de exposição e outros defendem que exista um perfil profissional separado do pessoal, há alguns professores, ainda, que adicionam e seguem seus alunos e têm relacionamentos que beiram a amizade.

Deparado com a mesma questão, o departamento de educação da prefeitura de Nova Iorque lançou em 2013 um guia para uso das redes sociais, recomendando uma interação estritamente profissional por parte dos educadores.

No Brasil ainda não existem diretrizes sobre o assunto, deixando livre para as escolas discutirem (ou não) com sua equipe de professores. José Carlos Antonio, professor de física de uma escola pública em Santa Bárbara D’Oeste (SP) e consultor em educação a distância, defende o mesmo que o guia americano. Ele recomenda que o professor cuide muito bem de sua imagem na rede ou que mantenha um perfil pessoal e outro profissional, separados. “O professor, embora não seja um artista famoso nem um político, é uma personalidade pública. Embora ele tenha uma vida pessoal, enquanto está exposto, é uma personalidade pública”, argumenta.

Tiago Germano, professor de ciências no ensino fundamental da rede pública de São Paulo (SP), é a antítese do que orienta José Carlos Antonio: tem seus alunos na lista de contatos do Facebook e discorda dessa separação entre vida pessoal e profissional. Para ele, “é absolutamente normal que as relações entre as pessoas se estendam às redes sociais, e essa escolha parte do aluno; eles é que tomam a iniciativa”. Ele acredita que ter contas separadas, além de não o representar de forma transparente, tomaria muito tempo no dia a dia. “Creio que seja uma nova tendência educacional levar as relações para fora da escola também”, opina.

Tendência ou não, o fato de que a maior parte dos estudantes e muitos professores estão nas redes sociais impõe que uma postura mais aberta ou mais rígida para essa relação virtual seja adotada. Para não correr riscos de que limites sejam ultrapassados e erros cometidos, algumas escolas começaram a orientar seus professores sobre o relacionamento online com os alunos. Exemplo disso é a Escola Villare, em São Caetano do Sul (SP). Para Ligia Berenguel, vice-diretora do fundamental I da instituição, a identidade do educador também se constrói no ambiente virtual. A instituição não proíbe esta relação entre professores, alunos e familiares, mas faz algumas recomendações a seus educadores. "Se você comentou uma postagem de uma mãe, tem que ter o cuidado de comentar das demais também, porque fica uma diferença de tratamento que não pode acontecer", exemplifica ela. Outro cuidado pedido é com o uso correto da língua portuguesa nas postagens.

Segundo Lígia, é comum que a imagem de um professor seja confundida com a da própria instituição. Por isso, a escola pede que os educadores se refiram ao trabalho da escola sempre no coletivo, além de evitar explicitar nas redes sociais seu posicionamento ideológico.

Trabalho na rede

Ter contato com os alunos através das redes sociais não significa que o profissional estenderá seu horário de trabalho à internet, de acordo com José Antonio. Para ele, o professor em geral é pouco procurado pelos alunos para tratar de assuntos escolares, pois o interesse dos jovens na rede não é esse. “Ter um perfil dá uma exposição que ele não tem na escola e ele pode atingir alunos que ele nem sequer atinge na sala de aula”, comenta.

Tiago, por outro lado, já respondeu a dúvidas escolares de alunos pelo Facebook e não vê problema nisto. “Pelo contrário, sinto-me extremamente valorizado, pois isso dispersa o interesse sobre um determinado assunto para além dos muros da escola”, argumenta. Ele afirma que usa sua conta prioritariamente para relações sociais e de amizade e que, por isso, também já se deparou com estudantes que “desabafaram” sobre problemas por se sentirem mais seguros no ambiente virtual.

O bullying e a violência fora da escola

Quando um professor adiciona ou segue seu aluno, um novo vínculo entre eles é formado, mas a função de educador não é abandonada. E se um estudante for flagrado promovendo algum tipo de bullying, discurso de ódio ou violência? Na opinião de José Antonio, estas situações são uma chance de trazer os assuntos à tona na sala de aula e ensinar. “Se a escola não assumir esse papel de formadora e orientadora, para que serve ela, então?”, indaga o físico.

Tiago já passou por uma situação semelhante, alertou os envolvidos pessoalmente e ainda promoveu um debate sobre o tema com toda a turma na escola. Segundo ele, “os jovens não compreendem a complexidade e rapidez com que os dados são compartilhados na internet, por isso se expõem cada vez mais por diversos motivos e é na escola que essa reflexão deve ser feita”.

Como as empresas, as próprias instituições de ensino podem ter perfis nas redes sociais. “Deveria haver uma visão mais profissional do uso das redes como parte das estratégias de ensino”, afirma José Antonio. Para ele, embora não seja interessante misturar pessoal com profissional, a internet possibilita que a escola se aproxime da comunidade e, inclusive, dos seus alunos.

Qual é a sua experiência e opinião sobre esse tema? Nas redes sociais você é próximo dos seus alunos e não vê problema em usar seu perfil pessoal, ou prefere preservar sua vida privada?

Fonte: Revista Educação
http://revistaeducacao.uol.com.br/textos/0/relacao-entre-professor-e-aluno-nas-redes-sociais-e-melhor-342632-1.asp